EL SULTÁN

Muhteşem Yüzyıl (en español: El siglo magnífico), conocida en algunos países de habla hispana como El sultán o Suleimán, el gran sultán, es una serie de televisión turca. Se basa en la vida y ascenso al poder del sultán Solimán el Magnífico, el sultán con el reinado más largo del Imperio Otomano, y su esposa Hürrem, una esclava que se convirtió en sultana.

La serie fue protagonizada por Halit Ergenç como Solimán y Meryem Uzerli como Hürrem, además de las participaciones antagónicas de Nur Fettahoğlu, Okan Yalabık y Selma Ergeç. Uzerli fue reemplazada, a partir de la cuarta y última temporada, por la actriz Vahide Perçin.

Fue el proyecto más costoso de la historia de la televisión turca, con un costo aproximado de 500 mil dólares por cada episodio. Tan sólo su pre-producción tuvo un presupuesto de 4,7 millones de dólares, de los cuales 2,2 millones se destinaron a escenografía y vestuarios.

La serie ha sido vendida a más de 56 países

Trama
La serie histórica repasa la vida real del Sultán Solimán (Suleymán) el Magnífico, quien gobernó el Imperio Turco Otomano entre 1520 y 1566, teniendo como eje narrativo central su relación amorosa con su esposa Hurrem.

Así, la producción televisiva turca comienza ambientada en septiembre de 1520, cuando el joven príncipe, de tan sólo 26 años (interpretado por Ergenc), cabalga rumbo a la capital para visitar a su moribundo padre, el Sultán Selim. En pleno trayecto, los jinetes son interceptados por emisarios del palacio que informan al príncipe que el Sultán Selim ha partido al encuentro de Alá. Allí, en medio del bosque, los hombres proclaman al nuevo Sultán Solimán y se postran ante él. En paralelo, un barco turco cruza el Mar Negro llevando un grupo de jóvenes capturadas para ser llevadas como esclavas hasta el harem del Sultán. Entre ellas destaca Alexandra, una cristiana ortodoxa de origen ucraniano -y de vistosa cabellera roja- (personificada por la alemana Uzerli) que se muestra rebelde y desafiante ante sus captores.

Luego de que el nuevo Sultán ha tomado posesión de su cargo y se instala en la capital, recibe en el palacio de Topkapi a su esposa Mahidevran (interpretada por la bella modelo y actriz Nur Fettahoglu) y a su pequeño hijo, el príncipe heredero Mustafá. Mientras tanto, la esclava Alexandra -que ya se ha resignado a su nuevo destino- hábilmente comienza a entender a quienes debe acercarse para sobrevivir y ascender en el palacio. Así, mientras aprende el idioma, se entera de quien es el gobernante y escucha consejos sobre los beneficios que pueden recibir las favoritas de su harem.

En el momento en que el soberano pasa revista a las nuevas esclavas, la joven ucraniana simula un desmayo y literalmente se lanza a los brazos del Sultán, logrando que éste note su presencia. Es el primer encuentro entre ambos y, al mirarse a los ojos, el joven soberano queda impresionado por la belleza de su esclava. Luego, Alexandra logrará hacerse notar hasta conseguir el privilegio de ser solicitada para pasar una noche con el Sultán. La manipuladora muchacha no desaprovecha la oportunidad y, exponiendo todas sus cartas entre las sabanas, logra enamorar al Sultán quien decide bautizarla con un nuevo nombre turco: Hurrem. De allí en más, Hurrem centra sus esfuerzos en ganarse el corazón del Sultán y con ello los privilegios y la protección de ser su concubina favorita. Para ello, no duda en convertirse al Islam. Así, no pasa mucho tiempo para que se enfrente con la esposa de Solimán, la Sultana Mahidevran, entonces de 22 años. Esta última, poco a poco, comienza a perder el corazón del Sultán, cautivado por los encantos de su nueva amante. Desesperada, Mahidevran busca apoyo en su suegra, la Madre Sultana (“Ayse Hafsa”, personificada por la actriz Nebahat Cehre), quien reiteradamente se enfrenta con su hijo Solimán para abrirle los ojos, pero sin éxito. Mientras Mahidevran sufre por su pérdida, entre crecientes intrigas y como jugada maestra, Hurrem logra embarazarse del Sultán. Haciendo valer su condición de madre de un príncipe heredero, la hábil Hurrem primero convence al Sultán para que le dé su libertad y, posteriormente, logra persuadirlo para casarse con ella. Convertida en Sultana y esposa del monarca, la ex esclava ahora es intocable y merece el respeto y la obediencia de sirvientes que antes fueron sus superiores.

Al mismo tiempo la serie nos muestra como el Sultán consolida su poder como monarca absoluto, ejerciendo su influencia en todos los aspectos de la administración estatal, tanto como en la cultura y vida cotidiana de sus súbditos. Solimán es un hombre de férreo carácter y autoritario, pero a la vez un justo soberano, un humanista que promueve la cultura y un conservador que defiende las enseñanzas y los valores del Islam. Es, asimismo, tanto un general exitoso y conquistador en el campo de batalla, como un hábil orfebre y un gran poeta. Valiente guerrero y justo monarca, líder erudito y fructífero artista, no en vano es llamado por la historia como “el magnífico”. Solía vestirse de comerciante para recorrer las calles y enterarse, de primera fuente, sobre los problemas de sus súbditos. Lideró y encabezó personalmente exitosas campañas militares que extendieron los dominios del imperio Turco hasta límites impensados y nunca igualados. En su tiempo libre elabora joyas y escribe bellos poemas para sus seres queridos. Sin embargo, este poderoso soberano, guerrero conquistador, hombre brillante y sin igual, está perdido en los encantos de Hurrem. Cegado por el amor, consiente todos sus caprichos, no ve sus malas acciones ni tampoco da créditos a quienes intentan desenmascarar sus conspiraciones. En este escenario, el poder de la mujer va creciendo, en la medida que alegra al soberano con nuevos herederos. En total, Hurrem logró dar a Solimán cuatro príncipes y una princesa: Mehmed, Mirimah, Selim, Beyazid y Cihangir .

Conquistado el corazón del hombre y seducida su razón, la ambiciosa Sultana Hurrem conspira para consolidar su posición y la de sus hijos, entrando en conflicto ya no sólo con la primera esposa del soberano, sino que además con la familia de éste y con el Gran Visir del Imperio, mejor amigo y cuñado del Sultán, Pergali Ibrahim Pasha (encarnado por Okan Yalabik); quien se ha cazado con una hermana del monarca, no sin antes sufrir para conquistarla. Ibrahim ha estado al servicio de Solimán desde su temprana juventud. Con el paso del tiempo, mientras ambos crecían, se han vuelto en grandes amigos; casi hermanos. Ibrahim es un hombre culto, valiente y sensible. Tras asumir, el Sultán lo posiciona en su círculo de confianza hasta nombrarlo Gran Visir en 1523. El Sultán no duda en confiarle grandes responsabilidades administrativas, políticas y militares, que el Visir cumple exitosamente y con esmero. Juntos comparten campañas militares, incluida la significativa victoria en la batalla de Mohacs en 1526. Ibrahim es un eficiente Visir, pero aspira a obtener respeto, fama y reconocimiento. Desea que su nombre sea tan importante como el del Sultán; anhela un lugar en la Historia y aquella pretensión no siempre es bien vista por el Sultán. Como si fuera poco, en varias ocasiones, Ibrahim se excede en sus reales atribuciones llegando a comentarle a embajadores extranjeros que es él quien realmente gobierna el Imperio y que el Sultán obedece sus instrucciones.

Sucesivamente, Hurrem aparta del camino a todas las competencias femeninas que logran erigir la Madre Sultana y las hermanas del monarca. Luego, uno a uno, va eliminando a sus enemigos, sin importar su rango o condición. Esclavas, sirvientes y hasta una princesa española cautiva caen víctima de sus intrigas. Así las cosas, además de fomentar constantes problemas para la Sultana Mahidevran y de conspirar contra el Visir Ibrahím, a quien, incluso, envenena fallidamente, Hurrem propicia la muerte de la Madre Sultana. Luego, la Sultana hace todo lo posible hasta conseguir su nuevo objetivo: controlar el harem y el palacio; función que ejercía su desaparecida suegra y que ahora es confiada a Mahidevran. Pero debido a sus derroches y mala administración, ésta termina perdiendo el favor del Sultán, siendo destituida de su cargo y alejada de la capital. Al mismo tiempo, por la intromisión de Hurrem, el Gran Visir casi pierde todo al descubrirse su infidelidad con una criada. Cuando Mahidevran, desesperada, busca el auxilio del Visir, éste la increpa severamente ya que sus propios problemas son aún más serios: la hermana del soberando ha decidido divorciarse de Ibrahim. Para colmo, durante la campaña contra el Imperio Persa Safávida, el victorioso Visir Ibrahim ordena a sus hombres que le llamen “Sultán Ibrahim”, lo que molesta al Sultán y complica aún más la relación entre ambos. Mientras, en el palacio, Solimán designa a Hurrem como nueva jefa del harem, pero su ambición es tal, que no duda en enfrentarse a la voluntad del propio Sultán con el fin de tomar posesión de los preciosos aposentos que en vida pertenecieron a su difunta suegra y que Solimán desea conservar sellados e intactos. Finalmente, con la Sultana Hurrem luciendo victoriosa la tiara de regente del palacio mientras ve partir a Mahidevran, termina la segunda temporada de la serie.

El desarrollo de la historia ha recorrido más de 15 años desde la primera escena y con el control total del palacio, la manipuladora Sultana Hurrem centra ahora su interés principal en hacer caer definitivamente al Gran Visir Ibrahím Pasha, su único contrapeso ante los ojos del Sultán. El Visir es un hueso duro de roer, por cuanto fue perdonado por su esposa y ha logrado recuperar la confianza del soberano. Es el segundo hombre más poderoso del Imperio luego del Sultán y como tal es el principal respaldo del joven príncipe Mustafá (personificado por Mehmet Günsür). El único hijo de Mahidevran ya no es un niño y, como primogénito, es el primero en la línea de sucesión al trono, siendo un obstáculo para el progreso de los hijos de Hurrem.

Luego de años intrigando en contra del Visir y de preparar un fallido ataque para asesinarlo, Hurrem logra hacer que el Sultán desconfié de Ibrahim. No obstante, son los nuevos errores del propio Visir y los constantes rumores sobre su soberbia los que terminan por hacerlo perder el favor del soberano, quien tras superar un profundo dilema interior, resuelve ordenar su muerte en 1536. Ibrahim, por orden del Sultán, es sepultado en una tumba sin nombre para evitar ritos posteriores. Sin embargo, el ex Visir continuará apareciendo en la serie, como una voz, como la voz de la conciencia o de un fantasma que acompaña a Solimán.

La muerte del Gran Visir provoca una severa crisis familiar con la hermana del monarca. Ésta busca distintas formas para vengarse de Hurrem, a quien responsabiliza por la ejecución de su esposo. Luego de conspiraciones fallidas, consigue secuestrar a Hurrem y la mantiene cautiva durante varios años; tiempo no determinado en la serie. Esta situación, totalmente ficticia respecto de la historia real, es un pretexto utilizado por la producción para justificar el reemplazo de la actriz principal, que renunció al papel por problemas personales. Para continuar con la historia, se muestra como Hurrem es rescatada y regresa triunfante a recuperar su sitial en el palacio.

Habiendo eliminado a su más poderoso enemigo, la Sultana Hurrem comienza a interferir libremente en asuntos de Estado, conspirando para favorecer nombramientos de altos cargos al interior del Consejo. De esta forma, Hurrem (ahora personificada por la actriz Vahide Percin) logra posicionar gradualmente a uno de sus leales adláteres, Rüstem (encarnado por Ozan Güven), que de encargado de las caballerizas, terminará encumbrado como el nuevo Gran Visir del Imperio y cazado con la hija del soberano. El objetivo terminante de Hurrem es impedir que el príncipe Mustafá se convierta finalmente en el próximo Sultán, lo que supone el triunfo de Mahidevran, la muerte de sus hijos y su propio destierro. Para perjudicar al príncipe Mustafá, Hurrem conspira dentro y fuera de la capital con la ayuda de Rüstem, logrando incluso incidir en la muerte del almirante Hizir Reis (“Barbarroja”, interpretado por Tolga Tekin), leal servidor del Sultán, victorioso héroe naval y sincero amigo del príncipe Mustafá. El príncipe ya es un hombre y ha logrado ganarse el respeto de los súbditos así como el afecto de sus hermanos, los hijos de Hurrem. Pero gracias a las intrigas de la Sultana, Mustafá siempre termina mal antes los ojos de Solimán.

Por su parte, de los cinco hijos que Hurrem tuvo con Solimán, sólo dos pueden aspirar realmente al trono: mientras la princesa Mirimah (“Marian”) no tiene derechos por su condición de mujer y es obligada a casarse con Rüstem, Mehmed, el varón mayor, ha muerto hace años envenenado por los enemigos de la Sultana. Por último, Cihangir, el quinto hijo, ha nacido con un severo caso de escoliosis y otras dolencias que le restan brío para gobernar. Por este motivo, sólo el tercer hijo, Selim, y el cuarto, Beyazid (“Bayaceto”), tienen posibilidades concretas de reinar.

Pero el joven príncipe Selim (personificado por Engin Özturk) ha tenido serios problemas en su provincia. Ordenó la muerte de un comerciante, se enredó con una mujer casada, es adicto a la bebida y se comenta que tiene debilidad por las mujeres. Así las cosas, Mustafá y Bayaceto, entendiendo que Selim no es apto para asumir las altas responsabilidades del trono, fraternal y sinceramente deciden unir fuerzas para evitar que su inestable hermano gané terreno ante los ojos del Sultán. Sin embargo el príncipe Selim cuenta con una gran ayuda: su mujer Nur-banu (interpretada por Merve Belogur), una joven veneciana originalmente llamada Cecilia y que fue hecha prisionera para ser llevada como esclava al harem del Sultán. Allí, se propuso escalar valiéndose de sus encantos, logrando acercarse a Selim hasta darle un heredero y posicionarse junto a él. ¿Le suena familiar esta historia?.

En tanto, el príncipe Bayaceto (representado por Aras Bulut) está enamorado de la hija del difunto ex Visir Ibrahím Pasha. Por esta razón su madre decide relegarlo a un segundo plano, pues desconfía de las intenciones y de la influencia que la astuta muchacha puede ejercer sobre su hijo. Paralelamente Mustafá se casa en secreto con la hija de su amigo, el difunto almirante Hizir, lo que enfada y decepciona profundamente al Sultán, para secreta felicidad de Hurrem. Finalmente, la abierta cercanía y amistad entre Mustafá y Bayaceto hace que Hurrem descarte apoyar a éste último. En ese escenario y sin haberlo esperado, el príncipe Selim comienza a perfilarse como el futuro sucesor.

En 1547 el Sultán Solimán comienza a padecer los primeros síntomas de la gota que le acompañará hasta el fin de sus días. Mientras tanto, las intrigas de Hurrem darán finalmente resultado. Tras varias oportunidades, el príncipe Mustafá termina perdiendo definitivamente la confianza y el favor de su padre, por lo que el propio Sultán ordena su muerte. Solimán, al igual que con la muerte de Ibrahim Pasha, sufre un profundo desconsuelo tras adoptar esta decisión. Y una vez más Mahidevrán llora desconsolada…. ahora para sepultar a su hijo y terminar sus tristes días relegada a un palacio sin lujos y con escaza servidumbre. Al poco tiempo Cihangir, el hijo menor de Hurrem, afectado por la muerte de su medio hermano Mustafá y víctima de sus propias dolencias, deprimido y enfermo, también morirá.

Es el año 1558. Luego de una intensa vida Hurrem está enferma. Tras contemplar a toda su familia reunida en un banquete, sufre dolencias que le obligan a retirarse a sus aposentos, mientras el propio Sultán la acompaña y asiste. En pleno trayecto Hurrem de desploma en los brazos de Suleimán y quedan viéndose a los ojos, en el mismo pasillo, tal como ocurrió hace casi 40 años. Conducida hasta su cama, la enferma Sultana anuncia su partida y solicita a su amado que le recite uno de los poemas que escribió para ella. Mientras escucha las dulces palabras de Solimán, Hurrem muere. Al morir, la Sultana no alcanza a conseguir su último objetivo: ser la nueva Madre Sultana. Sólo Selim y Bayeceto quedan junto a su anciano y viudo padre. Ahora, la disputa entre ambos se intensifica. Finalmente, tras ahondar el conflicto llegando a una verdadera guerra civil, en 1559 Selim derrota a su hermano, lo captura, ordena su ejecución y la de sus hijos. Así, el ambicioso Selim tiene el camino libre como único sucesor del Sultán.

Ocho años después de la muerte de su amada Hurrem, el Sultán es un anciano de 71 años, enfermo, triste y cansado. Sufre constantes dolores y problemas de salud a consecuencia de la gota que padece. Pero su espíritu es el mismo de siempre. Sorprendiendo a todos y desoyendo a sus cercanos, decide liderar una última campaña contra Austria. Mientras tanto, en la capital, la Sultana Nur-banu comienza a prepararse para ser la esposa del próximo Sultán. El Sultán Solimán logra, no sin dificultad, desplazarse hasta suelo húngaro, en donde establece su campamento. Luego de una compleja noche, comenzando el día toma fuerzas para arengar a sus huestes. Concluye sus palabras, pero al regresar a su tienda se desploma producto del esfuerzo. Todos los presentes comprenden que se acerca el final. El Sultán es puesto en su cama y recibe oraciones mientras agoniza durante el resto del día. Al mismo tiempo, en la capital, el príncipe Selim es proclamado como el nuevo Sultán Selim II. Finalmente, Solimán escucha las palabras de su difunto amigo Ibrahim, quien lo llama. El gran Sultán ha muerto. Como un alma sale de su tienda, contempla el campo de batalla y se sienta, por siempre, en su trono eterno mientras cae la tarde.

Reparto y personajes
Halit Ergenç como Sultan Süleyman
Meryem Uzerli / Vahide Perçin como Hürrem
Nur Fettahoğlu como Mahidevran
Okan Yalabık como Ibrahim Pasha
Nebahat Çehre como Ayse Hafsa
Selma Ergeç como Hatice

Controversia
Desde el estreno de la serie hasta su final, la población más conservadora de Turquía se manifestó en contra de ella. Incluso durante un discurso a finales de noviembre de 2012, el actual presidente de Turquía Recep Tayyip Erdoğan, demostró su descontento por ésta producción. 

Delante de mi nación, condeno tanto el director de esta serie y al propietario de la estación de televisión. Ya hemos alertado a las autoridades, y estamos a la espera de una decisión judicial.
Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía.

Serie derivada
En 2014 se anunció la creación de una serie derivada llamada Muhteşem Yüzyıl Kösem, la cual se basa en la vida de Kösem Sultan, y es protagonizada por Beren Saat, quien interpretará a la sultana en su etapa adulta.

Premios y nominaciones
AñoPremiosCategoríaNominadoResultadoRef.
2011Antalya Television AwardsMejor serie de dramaMuhteşem YüzyılGanadora
Mejor drama de épocaMuhteşem YüzyılGanadora
Mejor actor de dramaHalit ErgençNominado
Mejor actor de dramaOkan YalabıkGanador
Mejor actriz de dramaMeryem UzerliNominada
Mejor actriz de dramaNebahat ÇehreNominada
Mejor actriz de repartoFiliz AhmetNominada
2012Golden Butterfly AwardsMejor serieMuhteşem YüzyılGanadora
Mejor actrizMeryem UzerliGanadora
2014Golden Butterfly AwardsMejor actorHalit ErgençGanador


Compartir en Google +

Sobre Marcelo Díaz Vidal

Encuentra muchos temas de interés en nuestra plataforma: http://grupodeblogsinteresantes.blogspot.com/... Gracias por su preferencia.
    Comente en Blogger
    Comente en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario